« go back to posts

BLOG

personal record of experiences

Bye bye Barcelona. Hello Sydney!

Cuando hace un año acababa la Universidad y estaba apunto de entrar en el mundo laboral haciendo prácticas en Cookie Box, no me hubiera imaginado el día de hoy. A más de 17.000Km de casa, viviendo un final de Enero a 27ºC y tomando el sol en la playa. Viajar a Australia siempre había estado en mi “TO DO LIST” antes de morir, pero nunca me había planteado venirme a vivir aquí.

Hace ya 6 días que cogí un avión en Barcelona para venirme a las Antípodas, un viaje de 30 horas (con su magnífica parada de 9 horas en Dubai), que me hizo aterrizar en la ciudad australiana de Sydney. Llegué dos días después del día que había empezado mi viaje, no paraba de llover y la ciudad estaba colapsada, pero gracias a mi mentora Sara (sí, también se llama Sara) me ubiqué desde el primer momento. Sara vino a recogerme al aeropuerto y juntas fuimos hacia Bondi Beach, mi nuevo “hogar”. No hacía ni dos horas que había llegado y ya tenía la Opal (tarjeta de Bus), mi nuevo número australiano (new whatsapp +61 0 421 162 580), muchos consejos memorizados y muchas dudas resueltas (#GraciasSara).

Mi siguiente paso fue ponerme en contacto con mi nueva “host” que me dejaría alojarme en su casa los primeros días, mientras me adaptaba a la ciudad y buscaba alojamiento definitivo. Superhost Nicole me ha echado una mano desde el primer momento, ayudándome a ubicarme en Bondi Beach y regalándome una colección de panfletos y revistas turísticas sobre la ciudad, ¡una pasada!

¿Y entonces? El mismo día que mi llegada, y contra cualquier posible jetlag, me fui a mi primera cena de growers, el grupo de españoles que está viviendo aquí en Sydney (y en Bondi). Porque no nos vamos a mentir, otro idioma, otra cultura, otra gente, y sobretodo lejos de los tuyos... ¡una cena con españoles hace sentir a cualquiera como en casa!

A partir de ahí tan solo tenía que acostumbrarme a la vida en Bondi, sus horarios y sus lluvias “tropicales”... me pasé los dos primeros días sin apenas moverme de Nicole’s house (Flora, ¡ni tu estupendo chubasquero conseguía cubrirme de la lluvia que había!). Pero al final, al tercer día salió el sol y me fui a dar una vuelta por el centro de la ciudad, visitando el Haymarket, el Hyde Park y el Town Hall (sí… me quedan muchas cosas por ver, como la Opera House, pero también me quedan muchos días, don’t worry!).

Desde entonces y hasta ahora, mis días se han basado en buscar piso (que al final he encontrado y al que me mudo mañana), buscar trabajo (que espero que en el próximo post pueda decir que lo he encontrado) y un poco de sol y playa (tranquilos, aún no he visto ningún “shark”). Así que ahora me toca seguir disfrutando del fin de semana, que el lunes empiezo clases y la playa dejará de ser mi segunda residencia.

«NEWER POST